Antes de vender algo debes hacer que tus clientes lo entiendan para que estén dispuestos a pagarte. Educarlos es una de las mejores formas de conseguirlo.

Nadie sabe lo que vendes si no lo explicas

Es un error muy grande pretender que todos conocen de antemano tu propuesta de valor, e insistir constantemente en promocionar un producto que muchos no entienden de qué va.

Si vendes o venderás algo estándar, vale, puede que no sea necesaria mayor explicación de su funcionamiento a diferencia de otros productos más complejos.

Pero eso no quiere decir que no eduques a tu clientela, porque el concepto de educar que queremos transmitirte no se ciñe únicamente a enseñar las características o funcionalidades del producto, sino más bien en resaltar aquellas ventajas que un consumidor podría obtener al adquirirlo.

Es decir, es una manera más amena de promoción. Más lenta, cierto, pero con mucho mayor potencial.

En el largo plazo una buena estrategia debería posicionar tu negocio como un referente del mercado.

Marketing de contenidos para darte a conocer

Hoy en día la información es lo que más se consume.

A diario visitamos nuestras redes sociales, vemos vídeos en YouTube y buscamos en Google todo lo que se nos ocurra averiguar.

La información es clave para hacer crecer mercados, más aún aquellos novedosos en los que si tienes un emprendimiento disruptivo debes saber comunicar lo que ofreces para no fracasar.

Pero, así como surgen mercados, también hay otros que ya existen, y erigirse como uno de los actores clave en estos puede incluso ser más difícil.

¿Por qué crees que se dice que si tu negocio no está en Internet no existe?

Porque parte esencial de un negocio es ser conocido.

Debes saber llegar a tus clientes de manera indirecta.

Atrás quedaron esos años donde recién empezaba a surgir Internet y plataformas sociales donde con tan solo publicar un anuncio el éxito estaba asegurado.

Nadie quiere vendedores en la puerta de su casa (en este caso en sus redes sociales o email, por ejemplo).

La gente se ha educado en el uso de plataformas online.

Ya todos saben distinguir lo que es publicidad, y es por eso que muchas agencias cada vez buscan mecanismos más elaborados para hacerla parecer como parte del contenido que se consume.

Por eso, el llegar a un público objetivo debe buscar hacerse de una manera natural, sin forzar la compra. Es un proceso lento, pero con mayores réditos.

Si estás leyendo esto ya has dado un primer paso, porque si te pones a ver Internet, verás que muchos negocios aún no empiezan a usar como parte de su estrategia el dar información a sus clientes.

Y precisamente esa es la gran oportunidad que existe hoy en día en el mundo del emprendimiento, porque además de tener una buena idea hay que saber transmitirla.

Innova en tu estrategia comunicacional

Ya sea que hagas o estés haciendo algo novedoso o no, siempre puedes innovar mejor que otros en tu estrategia comunicacional.

Este punto es clave, porque se suele confundir el usar plataformas online para exclusivamente dar noticias sobre la empresa.

¡Ya basta de hablar de tu negocio, ponte en el lugar de tus clientes y háblales de algo que a ellos les sirva!

A nadie le importa si tu proyecto cumplió un año de vida, sino que muchos preferirían ver en sus noticias un contenido que les enseñe a aprovechar de mejor manera algo que te compraron.

Y claro, ahí es donde tu negocio tiene todas las de ganar, porque tienes esa expertise que nadie más posee.

Tú y tus socios, si es que tienes, dominan los aspectos fundamentales del rubro, son expertos en la materia, y quién mejor para comunicar y enseñar que tú mismo(a).

Mira cómo cada vez más negocios tradicionales han sumado a su página web corporativa un blog, en el que escriben periódicamente nuevo contenido.

Ese es un ejemplo de estrategia comunicacional, publicando artículos orientados a educar, no a vender directamente.

Por supuesto que puedes hacer una referencia a tu producto, de hecho debes, pero el eje central debe ser otro.

Y lo mismo ocurre en otros canales como redes sociales o vídeos, por mencionar algunos.

No hagas anuncios ni ofertas, haz algo que a ti como consumidor te gustaría ver, independientemente de si tu negocio vende a personas o empresas, porque siempre habrá un humano detrás que se dejará enganchar por lo que hagas.


Así que ese es nuestro consejo: empieza a generar tu reputación a través de la información, porque ya sabes, si haces las cosas bien, el dinero llega solo, y en el mercado aún existe mucho margen por explotar.


¡Comparte en tus redes sociales!

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.